Una de las verdades más costosas e incomodas sobre los fríos inviernos son los daños por agua que resultan por errores como la calefacción apagada en los apartamentos. He seleccionado una lista de algunas cosas que un dueño de casa puede hacer para motivar a sus arrendatarios a encender la calefacción y dejarla encendida, y quizás incluso mejorar la relación de dueño e inquilino en el proceso.

Si eres un dueño de casa como yo, entenderás lo difícil que es asegurar que los inquilinos mantengan su apartamento con calefacción en los meses de invierno. El hecho es que la mayoría de los inquilinos tratan de ahorrar dinero, pero pueden no estar conscientes de las consecuencias de dejar la calefacción apagada durante heladas repentinas. Desafortunadamente, esa conciencia llega cuando encienden la calefacción y el agua inunda sus apartamentos.

Aunque el seguro típicamente cubre la mayoría de los reclamos por tubería congelada, es una situación peligrosa para los demás inquilinos en la propiedad, y aun si el seguro cubre las reparaciones, hay un deducible mínimo que debe ser cubierto. Los deducibles de propiedades de dos a tres unidades varían desde $500 a $1,000, mientras que las propiedades de cuatro hasta 200 unidades pueden tener deducibles desde los $5,000 hasta mucho más. Por ejemplo, una propiedad de 6 unidades que tenga daños por agua debido a tubería congelada podría contabilizar daños desde los $5,000 hasta los $20,000. Si esa propiedad tiene deducible de $5,000, el dueño es responsable de pagar esa cantidad.

Tres cosas que un dueño de casa puede hacer para motivar a los inquilinos a mantener la calefacción en su propiedad:

Ofrecer Incentivos:

Durante la temporada de invierno la gente gasta más dinero en calefacción, y con temperaturas bajo cero por largos periodos de tiempo, el costo de calefacción solo aumenta. Los dueños de casa pueden ayudar a los inquilinos ofreciendo una reducción de renta de $100 por dos o tres meses. Es un gesto de buena voluntad que extiende el acuerdo de disponibilidad de recursos y protege los intereses del dueño de la propiedad al mismo tiempo.

Hacer Recordatorios:

Enviar un recordatorio a los inquilinos de su responsabilidad de mantener la propiedad en la temperatura mínima, y si van a estar fuera por alguna razón avisar al dueño de la propiedad. Los arrendadores pueden también agregar una clausula típica en el acuerdo de renta que requiera que los inquilinos calienten sus unidades.

Hacer Inspecciones:

Los dueños de casa pueden hacer más inspecciones para asegurarse que el termostato funciona correctamente y que no hay fugas en el sistema de calefacción. Además, las inspecciones frecuentes establecen presencia en el manejo de la propiedad y es frecuentemente agradecida por los inquilinos.

No Comment

You can post first response comment.

Leave A Comment

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter a message.

Econosurance